En cualquier lugar en el que convivan personas puede surgir conflictos. En las empresas, además, se trabaja bajo presión, con fechas de entrega y con exigencias de clientes, por lo que son el caldo de cultivo perfecto para que puedan surgir roces, malos entendidos, enfrentamientos y conflictos. ¿Cómo se pueden solucionar y evitar? La negociación es la clave. Te contamos cómo utilizarla.

 

¿Qué es un conflicto interno en una organización?

Un conflicto surge cuando se producen diversas opiniones sobre una misma cuestión entre personas o grupos de personas, y no se logra alcanzar un acuerdo. Sin embargo, los conflictos no pueden ser vistos como algo negativo, sino como una forma de evolucionar, aprender y cambiar.

 

¿Qué etapas puede tener un conflicto?

Un conflicto puede surgir en cualquier momento pero suele seguir un proceso durante el cual evoluciona a lo largo de las siguientes etapas:

  • Fase interna. En esta fase cada persona sabe que existe un problema pero no está preparada para afrontarlo o no quiere afrontarlo y no dice nada.
  • Fase de reconocimiento. Con el paso del tiempo se ve que las diferencias persisten y se debe reconocer que existe un conflicto.
  • Fase de acción. El conflicto se manifiesta con acciones de cada parte que está enfrentada, mediante conversaciones o discusiones, entre otras formas.
  • Fase de solución. Se buscan puntos en común, situaciones en las que ambas partes ganen y estén satisfechas con el resultado.

¿Cómo se utiliza la negociación para evitar conflictos internos?

En cualquiera de las fases que hemos visto que atraviesa un conflicto, puede entrar en juego la negociación para evitar que se agrave la situación y alcanzar un acuerdo.

La negociación se puede utilizar de las siguientes formas en los conflictos internos de las organizaciones:

  • Para generar opciones. Un negociador eficaz sabe que generar opciones evita bloqueos y muestra una voluntad de alcanzar puntos en común.
  • Paga crear soluciones win to win. En una buena negociación no hay un ganador y un perdedor, hay dos ganadores que sienten que sus posturas han sido respetadas y que han cedido para encontrar soluciones.
  • Para enfocar el conflicto en el proyecto. Lo que trata de evitar la negociación es que el conflicto se centre en problemas personales, para llevarlo a un plano totalmente profesional.
  • Para alcanzar soluciones a largo plazo. Una negociación eficaz no busca solucionar un conflicto de forma rápida, sino alcanzar una solución duradera.
  • Para lograr entender el motivo de base del conflicto. En algunos conflictos internos de las empresas no se conoce el motivo real del conflicto hasta que se comienza a negociar y se hacen las preguntas adecuadas para saber lo que ocurre.

En definitiva, con independencia de si con la negociación logra alcanzar un acuerdo o no, siempre existe un lado positivo, porque significa que hay un interés en alcanzar un acuerdo y una capacidad mutua de lograr una solución.

Si necesitas desarrollar tus habilidades negociadoras, contacta con nosotros e infórmate sobre nuestros talleres de negociación.

 

Autor:

Beatriz Louzao

Formadora en Negociación

Entusiasta del continuo aprendizaje en temas de Negociación Nacional e Internacional

Experta en Negociación en Retail

beatrizlouzao@getplus.es