Mi experiencia con la optimización de inmuebles me ha demostrado que existen muchas formas de mejorar la liquidez de una empresa y no todas son igual de conocidas o utilizadas. Una manera poco utilizada de lograr que entre dinero en la caja si eres propietario de un local comercial u otro inmueble y quieres seguir explotándolo, es el sale and lease back inmobiliario. En este post, te contamos en qué consiste, qué ventajas tiene y en qué casos se utiliza.

 

¿Qué es un sale and lease back?

El sale and lease back es una operación en la que se produce la venta de un activo patrimonial (generalmente, un inmueble, local comercial, nave industrial u oficina) a una persona o empresa, que cede el mismo inmueble en arrendamiento al vendedor, que, por lo tanto, seguirá ocupando el inmueble como inquilino.

 

En algunos casos, se puede pactar en el contrato de sale and lease back también que el nuevo inquilino tenga derecho a recuperar el inmueble comprándolo de nuevo al finalizar el alquiler mediante el ejercicio de una opción de compra.

 

El sale and lease back no se contempla en ninguna ley pero su existencia es legítima por aplicación de la libertad de pacto regulada en el artículo 1.255 del Código Civil. Además, la figura se ha ido perfilando por la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

 

¿En qué casos se utiliza el sale and lease back?

El hecho de que una empresa necesite liquidez no significa que tenga pérdidas o que el negocio no vaya bien, de hecho, el sale and lease back se utiliza en diversas situaciones como:

  • Financiación de una nueva ubicación manteniendo un negocio ya en funcionamiento.
  • Necesidad de expandirse en nuevos mercados.
  • Búsqueda de financiación de nuevos productos o proyectos.
  • Cubrir deudas de la empresa (con proveedores, Hacienda, Seguridad Social o trabajadores).

Las razones por las que una empresa se puede plantear hacer una operación de sale and lease back son numerosas y son las que marcarán las condiciones de la operación y el plazo de tiempo en el que se va a realizar.

 

¿Qué ventajas aporta el sale and lease back inmobiliario?

Con la operación de sale and lease back se obtienen ventajas tanto para el comprador como para el vendedor que son las siguientes:

Para el vendedor (que se convierte en arrendatario):

  • Obtiene liquidez de forma rápida.
  • Puede seguir utilizando el inmueble para su actividad.
  • En el caso en que se pacte una opción de compra, podrá recuperar el inmueble, una vez que termine el plazo del arrendamiento por un valor o precio
  • Mejora el balance de su contabilidad.

Para el comprador (que se convierte en arrendador):

  • Logra una rentabilidad del inmueble desde el primer momento.
  • Por lo general, los gastos de mantenimiento los repercute al inquilino por lo que se ahorra dinero.
  • Recibe cada mes, de forma periódica, una cantidad en concepto de renta.

Tal y como has visto el sale and lease back es una operación que puede ayudar a una empresa en muchos momentos a obtener liquidez para diversos fines y que aporta ventajas a las dos partes de la operación.

En el caso en que necesites ampliar la información, no dudes en contactar conmigo.

 

Autor:

Beatriz Louzao

Formadora en Negociación

Entusiasta del continuo aprendizaje en temas de Negociación Nacional e Internacional

Experta en Negociación en Retail

beatrizlouzao@getplus.es