¿QUIERES MEJORAR LAS CONDICIONES DE TU CONTRATO DE ARRENDAMIENTO?

5 claves para renegociar un contrato de arrendamiento de local comercial u oficina y mejorar las condiciones económicas pactadas.

En muchas ocasiones, por circunstancias de diverso tipo (coyuntura económica, necesidades del negocio etc.), nos vemos en la necesidad de reducir los costes fijos de nuestro negocio. Uno de los costes fijos más importantes, suele ser el alquiler que pagamos mes a mes por el local u oficina donde desarrollamos nuestra actividad.

Para lograr no sólo reducir la renta sino mejorar las condiciones económicas en general de un contrato de arrendamiento de local u oficina ya firmado, os damos a continuación cinco claves que os pueden ayudar en la renegociación del contrato con la propiedad.

1.- Bonificación o reducción de la renta mensual. La renta es uno de los aspectos económicos más importantes de un contrato de arrendamiento, por lo que lograr reducir su importe, adquiere una gran relevancia a la hora de mejorar las condiciones económicas de un contrato. Actualmente, las bonificaciones en la renta arrendaticia en el mercado de locales comerciales oscilan entre uno 22 y un 35 por ciento aproximadamente y se suelen pactar bonificaciones TEMPORALES (uno o dos años) o DEFINITIVAS, hasta fin de contrato. La reducción de renta puede ir acompañada de un compromiso del arrendatario de alargar la duración del contrato de forma que ambas partes se vean beneficiadas.

2.- Bonificación en los gastos e impuestos repercutidos. Otra clave para reducir la carga económica de un contrato, es reducir o pactar una bonificación sobre los gastos repercutidos al arrendatario. En cuanto a dichos gastos, se puede tratar de gastos de comunidad, que a veces pueden alcanzar cantidades elevadas, por lo es interesante pactar con el propietario del inmueble una reducción del importe o una eliminación temporal o definitiva de la obligación de pago de dichos gastos. Por lo que se refiere a los impuestos repercutidos al arrendatario según se pacte en el contrato firmado (por ejemplo, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles o la Tasa de Basuras), se puede acordar una reducción del importe repercutido, la no repercusión de las subidas que sufra el importe del impuesto o tasa, o la eliminación temporal o definitiva de la repercusión al inquilino.

3.- “Congelación” de la renta o “congelación de IPC”. Otra de las opciones que debemos tener en cuenta a la hora de mejorar las condiciones económicas de un contrato de arrendamiento es la posibilidad de “congelar” la renta, es decir, pactar con el propietario del inmueble que no aumente (cuando se haya pactado que la renta suba un importe fijo cada año) o que no se aplique sobre el importe de la renta el método de revisión de renta pactado en el contrato (índice de precios al consumo – IPC- por ejemplo).

4.- Posibilidad de cesión y subarriendo (art. 32 LAU Tit. III). Una de las vías para lograr reducir el coste del alquiler para nuestro negocio es pactar la posibilidad de ceder el contrato de arrendamiento a un tercero (esa posibilidad, por lo general, está prohibida en los contratos de arrendamiento de local u oficina) o subarrendar total o parcialmente el inmueble. De esa forma tendremos la posibilidad de ceder nuestra posición contractual como inquilinos a un tercero o de introducir a un tercero en el contrato como subarrendatario total o parcial del inmueble y reducir de esa forma la carga económica del contrato.

5.- Negociación de las garantías complementarias. En muchas ocasiones, a parte de la fianza legal, en los contratos de arrendamiento se pactan garantías adicionales como avales o depósitos en garantía, que suponen un elevado coste para el inquilino. Debido a ello, es aconsejable tratar de pactar con el propietario del inmueble una eliminación de la garantía, una reducción de su importe o un cambio de garantía. Por ejemplo, si tenemos un aval bancario que supone una cantidad de dinero inmovilizado y unos gastos fijos a abonar al banco avalista, podemos pactar la eliminación del aval bancario, que se reduzca su importe y así los gastos bancarios que ocasiona o que se sustituya el aval con un depósito en garantía.

Por último, recordad que cualquier pacto que alcancéis con el propietario debe ser reflejado en un Anexo al contrato de arrendamiento y firmado por ambas partes.
Esperamos que los consejos os sirvan de ayuda para reducir gastos fijos de vuestros Inmuebles!

Aránzazu Alvaro es Licenciada en Derecho y ha ejercido la abogacía durante 12 años en el sector inmobiliario y colabora con Getplus 5.0.

https://aranzazualvaro.wordpress.com/
https://www.linkedin.com/in/aranzazualvaro