Habilidades y tácticas de negociación para mujeres en una negociación

En la historia de nuestra humanidad, las mujeres eran castigadas por negociar en su propio nombre.

 

En la Antigua Roma, las mujeres que nacían libres eran ciudadanas, pero sin derecho a voto ni a ocupar cargos públicos.

 

En la llamada República romana tardía, las mujeres aparecen mucho más involucradas en los negocios y tan interesadas en la especulación cómo los hombres. Ellas dirigen sus villas, invierten sus fondos y prestan y piden prestado.

 

Hoy en día, las mujeres participan activamente en cantidad de negocios diversos y crean sus propias empresas con un gran éxito, y en parte debido a su empatía, su actitud colaboradora y un buen manejo de las emociones.

 

Sin embargo, a día de hoy siguen existiendo diferencias entre los hombres y mujeres, y muchas empresas prefieren tener a una figura masculina en su mesa de negociaciones que a una mujer.

 

Aquí os dejo algunas tácticas y habilidades de negociación, para que las mujeres podamos usar para conseguir mejores resultados negociando:

 

  • No seas desafiante

Combina un mensaje asertivo con sonrisas, gestos amigables y otros comportamientos no amenazantes y tradicionalmente femeninos. No tengas miedo a mostrarte femenina, has nacido mujer.

  • Sé una jugadora en equipo

Las mujeres han sido educadas para aumentar las probabilidades de obtener lo que quieren, ya que va en beneficio de sus hijos, su pareja, su familia. Este enfoque puede funcionar porque se ajusta al estereotipo de genero, en cuánto a que las mujeres por naturaleza siempre se preocupan por los demás.

  • Toma estrategias defensivas

Cada uno de nosotros, pero las mujeres en particular, podemos protegernos de que no se aprovechen de nosotros en la negociación, realizando una minuciosa preparación y observando a la otra parte durante el proceso negociador. Por ejemplo, si un mecánico le dice a una mujer que no sabe mucho acerca de coches, y que cómo consecuencia necesita reparaciones caras, ella debe probar esta afirmación hablando con amigos que saben más sobre los coches u obtener una segunda opinión.

((Por supuesto, ¡este consejo se aplica a los hombres que saben poco sobre los coches también!)

 

Beatriz Louzao
Formadora en Negociación
Entusiasta del continuo aprendizaje en temas de Negociación Nacional e Internacional
Experta en Negociación en Retail
beatrizlouzao@getplus.es