Iniciar y mantener un negocio supone muchos gastos: el alquiler del local, el pago de los trabajadores, los impuestos… La lista es muy larga. Sin embargo, durante mi trayectoria profesional me he dado cuenta de que muchos inquilinos firman el contrato de arrendamiento y no se preocupan en reducir lo que pagan.

 

Los gastos de alquiler de los locales comerciales se pueden disminuir, a continuación te doy todas las claves para que pagues menos.

 

Consejos para reducir los gastos de alquiler de los locales comerciales

Lo primero que vas a tener que hacer para saber qué obligaciones tienes en cuanto a los gastos es leer atentamente el contrato de arrendamiento que firmaste. Parece obvio, pero no lo es. Muchas veces firmamos algo y a los pocos días no recordamos el contenido.

 

Es probable, que según tu contrato de alquiler tengas que pagar importes por los siguientes conceptos:

 

  • La renta.
  • Las actualizaciones de la renta.
  • La fianza legal.
  • Las garantías adicionales (avales bancarios o depósitos en garantía).
  • Impuestos como el IBI o la tasa de basuras.
  • Los gastos de comunidad.

Calcula cuánto pagas al mes por estos conceptos y sigue los siguientes consejos para reducir los gastos de alquiler:

 

  • En cuanto a la renta, la puedes reducir cuando lleves un tiempo en el local ofreciendo a cambio una mayor duración del contrato, por ejemplo. Otra forma de reducir la carga que supone pagar la renta es solicitar una carencia (un periodo de tiempo durante el cual no pagas la renta) para la realización de unas obras que queden en beneficio del local.
  • La actualización de la renta. Puedes negociar que no se aplique en determinados años o cambiar el método de actualización (coteja antes qué método te permite pagar menos: IPC, renta de mercado, etc.).
  • La fianza legal es obligatoria por lo que no vas a poder negociarla pero sí las garantías adicionales. Por ejemplo, si llevas un tiempo de inquilino y tu historial de pagos es buen, una buena opción es proponerle al arrendador eliminar la garantía adicional o reducirla (si tienes un aval de 6 meses de renta reducirlo a 3).
  • En cuanto a los impuestos que se te repercutan puedes pactar la no repercusión ofreciendo una mayor duración del contrato o poner un límite al importe para que no aumente la cantidad a pagar.
  • Para los gastos de comunidad es posible hacer lo mismo que para los impuestos, pactar la no repercusión o establecer un límite. Es importante también que leas lo que establece el contrato, es decir, si se te repercuten solo los gastos ordinarios o también los extraordinarios o derramas.

 

Puede ocurrir que, a pesar de reducir los gastos, no te interese seguir en el local y quieras resolver el contrato. Antes de hablar con el propietario y comunicárselo, es importante que analices el contrato para ver si tienes un obligado cumplimiento, si debes respetar un preaviso o si existe la posibilidad de ceder el contrato o subarrendar parte o la totalidad del local comercial.

 

En el caso en que necesites ayuda para optimizar los locales comerciales en los que eres inquilino para pagar menos, puedes contactar con nosotros y te ayudaremos con todos los trámites.

 

Autor:

Beatriz Louzao

Formadora en Negociación

Entusiasta del continuo aprendizaje en temas de Negociación Nacional e Internacional

Experta en Negociación en Retail

beatrizlouzao@getplus.es